Algunos datos históricos

El Grand Hotel Villa Serbelloni de Bellagio es, desde hace más de cien años, uno de los hoteles más conocidos y de mayor prestigio del mundo. Inmerso en el espléndido paisaje del Lago de Como, en el que el azul de las aguas se acompaña al verde de las montañas que lo coronan, el Grand Hotel Villa Serbelloni goza de una estupenda posición sobre el promontorio que se alarga hasta la mitad del lago, separándolo en dos partes. La lujosa vegetación de sus jardines a la italiana, llenos de esencias mediterráneas y subtropicales, se beneficia del agradable microclima lacustre de la zona: sol casi todo el año y temperaturas suaves en todas las estaciones. Bellagio, un verdadero oasis de tranquilidad, se ha convertido desde hace siglos en una meta para las vacaciones gracias a este delicioso paisaje. Aproximadamente en el año 1850 iniciaron aquí los trabajos para la construcción de una lujosa villa de vacaciones a orillas del lago para una noble familia de Milán.

En el año 1872 la villa, de estilo neoclásico, se cedió y desde entonces constituye el núcleo central del Grand Hotel Villa Serbelloni, que se inauguró en el año 1873. En su interior el Hotel refleja el buen gusto con el que a la nobleza de esa época le gustaba rodearse: las paredes y las bóvedas están repletas de frescos y cuadros con escenas mitológicas, marcos de oro, festones, pequeños templos, amorcillos, flamencos, rojos de Pompeya. Los techos artesonados presentan a menudo frescos con motivos florales en un juego de grises y de rosa. El huésped se queda maravillado por las tapicerías de época, de estilo francés, por los antiguos tapetes persas, por el cristal de las lámparas de Murano, por los muebles de estilo Impero, Neoclásico y Liberty: y luego por las escalinatas de mármol, por las columnas de escayola, por los espléndidos trompe d'oeil....

El comedor es, por si sólo, un auténtico monumento de arte: es un Salón Real, iluminado por la noche con lámparas de bronce y de cristal, que reflejan el esplendor de sus luces en grandes espejos de cuerpo entero. El Grand Hotel se convirtió enseguida en una meta anhelada de estancia para huéspedes ilustres en busca de tranquilidad: reales, personajes de la nobleza, de la política internacional y, más recientemente, también del mundo del cine.

Los soberanos de España, de Rumanía, de Albania, de Egipto; la nobleza, sobretodo rusa e inglesa; Sir Winston Churchill, Roosevelt, los Rothschild, J. F. Kennedy; Mary Pickford, Douglas Fairbanks, Maria Schell, Clarck Gable, Robert Mitchum, Al Pacino...: estos son algunos de los prestigiosos huéspedes que se han paseado entre los salones y los jardines en el lago del Grand Hotel Villa Serbelloni, gozando se su belleza y de su excepcional hospitalidad.

Questo sito fa uso di cookie.
Continuando la navigazione su questo sito web (quindi cliccando sul pulsante "PROSEGUI NELLA NAVIGAZIONE" o cliccando all'esterno di questa area) si autorizza l'impiego di cookie.
Per informazioni dettagliate sull'impiego dei cookie in questo sito web invitiamo a cliccare su "Maggiori informazioni".Qui è anche possibile revocare l'autorizzazione all'impiego di (alcuni) cookie presenti.

PROSEGUI NELLA NAVIGAZIONE